lunes, 21 de marzo de 2005

1 comentarios:

Juan Sanchez dijo...

Es maravilloso experimentar una aventura montañera como la que hemos vivido, y recordar a posteriori, los buenos momentos que transcurrieron a lo largo de ese dia 19 de Mayo de 2005.

El agua vertida por el arroyo Guazalamanco en su curso alto, la belleza de la cuenca de este arroyo contemplado desde un camino que pasa por encima de su nacimiento, el barranco cubierto de nieve que nos llevó a 1800 metros de altura a los pies del Cabañas y la magestuosidad de las vistas que pudimos contemplar desde esa montaña.

Los enormes pinos laricios que encontramos en la baja a Puerto Llano , la dificultad de la bajada de las Lomas de Cagasebo hasta el inicio del arroyo de Tiscar motivado por la abundancia de nieve en sus laderas lo que provocó mas de una caida. Las manadas de muflones y buitres que encontramos en las escarpadas laderas de las montañas contiguas al arroyo.

Todos esos recuerdos han quedado grabados en nuestras mentes y harán que podamos revivir esos momentos tan especiales.