domingo, 6 de abril de 2008

Crónica ruta: Peñas Blancas (Cartagena) 30-Mar-08

El sector femenino de La Carrasca venía, de un tiempo a esta parte, dando muestras de una envidiable iniciativa, que se materializó el pasado Domingo 30 de Marzo con la realización de una impresionante ruta en la conocida zona de Peñas Blancas, baluarte del senderismo cartagenero y enclave por antonomasia para quienes gustan de disfrutar de unas vistas sin igual de toda la costa murciana.

Por eso, no es de extrañar que la ruta despertara un gran interés entre los miembros del club, que acudieron con buen ánimo a participar de esta jornada de senderismo. El sol y el paisaje hicieron el resto para disfrutar de un buen día que a muchas costará olvidar.

La ruta comenzó en el llamado Barranco de Sagena. Un camino serpenteante, pródigo en palmitos, tomillo y romero, que nos acercó hasta el Collado del Labajo, auténtico punto de partida de la que iba a ser una ruta jalonada de agradables sorpresas.

Tras un frugal descanso bajo los picos afilados que ya intuían la presencia cercana de Peñas Blancas, el grupo se encaminó por un estrecho sendero que merodea bajo las faldas mismas de las impresionantes paredes que conforman el conjunto de Peñas Blancas. Describir con palabras lo que supone caminar bajo las escarpadas paredes lisas de estas montañas es algo difícil sin recurrir a tópicos, pero baste decir que nadie pudo resistirse a captar con sus cámaras la impresionante imaginación de la naturaleza, al dotar al lugar de una pared lisa que se extiende a lo lejos.

El grupo de aventureros se mantuvo caminando durante un buen rato bajo la sombra de Peñas Blancas, admirados por la magnificencia del lugar. Aunque si increíble era lo que se alzaba sobre nosotros, no menos llamativo resultaba lo que se removía bajo nuestros pies, pues el estrecho sendero que seguíamos se haya plagado de palmitos de puntiagudas hojas y de multitud de afiladas espinas que sometieron a una dura prueba la resistencia de los bajos de los pantalones, los que llevaban, ya que quienes optaron por acortar la tela de sus pantalones para esta jornada, debieron pensar que se trataba de alguna nueva técnica de afeitado de piernas. De hecho, permítanme bautizar a esta nueva técnica como Depilación de acción triple R: Depilación Radical por Raspadura de Rastrojo (by Clara Corp©).

El sendero desemboca de esta manera en una antigua ruta minera. Aún son visibles los restos de viejos edificios y maquinaria en desuso que agonizan por el tiempo. Se entra así en una nueva fase de la ruta que se encamina ahora por negras bocas que se salen de la tierra, antaño respiraderos, que se encuentran diseminados por la zona. El sendero asciende vertiginosamente, y de manera bastante complicada, entre estas enormes fosas, pasando a muy pocos centímetros de estas cuevas artificiales.

Tras la fatigosa ascensión, se encuentra uno por fin en la cima de Peñas Blancas y se cabalga ahora sobre las paredes que hace pocas horas nos impresionaban tanto. De ahí hasta el refugio que acomoda el lugar no hay más que un fácil paseo. Y por fin, se alcanza poco después la cima de Peñas Blancas, lugar estratégico, pues desde allí se puede tener una visión absoluta de la totalidad de la costa murciana, desde La Manga del Mar Menor hasta Cabo Cope. Lástima que ese día, unas brumas nos impidieron contemplar como se merece esta escena, pero al menos siempre nos quedará el recuerdo de haber vivido una de las mejores rutas que recordaremos en mucho tiempo.

Saludos.





Collado del Labajo




Paredes de Peñas Blancas




Respiradero de una antigua mina




Panorámica de la Bahía de Mazarrón




Peñas Blancas desde su cima




El grupo junto al punto geodésico de Peñas Blancas



Crónica: Cristóbal Sánchez
Fotografías: Joaquin José y Andrés Martínez

2 comentarios:

Juanjo Vilar dijo...

Jope! me lo perdí. Buena crónica y fotografía.
Un saludo.

Galmaran dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.